02 marzo 2011

El complejo pastoril

En ocasiones, en lo más desapercibido encuentras el tesoro del día, de la semana, del mes... Igual un día encuentro el tesoro de mi vida. En esta ocasión es, sin duda, un precioso tesoro, una joyita caída en desuso con una historia añadida que me encantaría conocer mejor. Es EL COMPLEJO PASTORIL. Ni a mucha altura, ni a una gran distancia. Acceder a él no ha resultado costoso, ni el terreno ha sido desagradecido.

Cabalgo en mi máquina del tiempo personal y me convierto en un pastor de... ¿de qué época será todo esto?. Me gusta esta pequeña vaguada. Aquí podré instalar mi refugio y el de mis animales.

Encuentro estos abrigos orientados a mediodía, escavados por el viento. Tallaré alrededor de ellos una canaleta para canalizar el agua hacia las pozas. También evitaré que moje el interior del habitáculo. En el lateral más al sur es posible que prolongue la canalización hasta la pequeña planicie de allá abajo


Hay tres oquedades. En los laterales más pequeños puedo almacenar bártulos: alforjas, cuerdas, recipientes... El abrigo central es muy grande para mí solo. Planifico dependencias y las comparto con el ganado. Su calor se extenderá por toda la estancia y me aprovecharé de él. Levanto tabiques, escavo un poco más en el interior para ganar espacio, algún ventanuco, una puerta, bisagras...


Desde el interior domino un precioso paisaje: El bosque, zona de caza, tierras de pasto...

Algunos días el tiempo no permitirá estar muchas horas fuera de casa. Pero las abundantes horas de sol, calor y luz invitan a disfrutar del exterior. Decido tallar en la puerta una cocina. Su base para la leña, su cornisa para soportar la cazuela, su tiro...

Mucho sol, luz y mucho calor. La escasez de agua me obliga a agudizar el ingenio. He tenido que abandonar las tierras más fértiles, las que cuentan con más recursos, por saturación de congéneres, porque por allí han empezado a escasear los ingresos o quizás porque soy un proscrito. Este lugar ha satisfecho mis espectativas, bueno, parte de ellas. Necesito agua para mí, para mi ganado y para abastecer un pequeño huerto que organizo en la vaguada, donde más nutrientes se acumulan. Tengo tiempo y este tipo de roca es relativamente dócil. Con una piedra o un martillo y un cincel empiezo a trabajar. Elijo la parte más baja de la placa de caliza arenisca que se adentra en la vaguada. Comienzo con una poza rectangular que será la primera en abastecerme.


Sigo con una obra más ambiciosa. Empiezo un pequeño pozo... Y acabo con este algibe que, una vez lleno, será capaz de abastecerme... de abastecer a un ganado de considerables dimensiones llegado el caso.


Me encantaría entretenerme más datando estas construcciones, poniendo cara a sus ingenieros, a sus familias. Me emocionaría poder 'mirar por un agujerito' y ver cómo transcurre la vida ahí. Y, por supuesto, no sabeis lo que daría por mojar mis labios con el agua fresca del pozo de mi amigo.

8 comentarios:

Galiana dijo...

Escolano eso si que es una vivienda ecólogica y una urbanización dentro de la naturaleza, estoy pensando en exiliarme una temporada, antes habrá que descubrir las coordenadas de ese duro paraiso

AtalantasWeb dijo...

Eso de día, pero ¿te imaginas qué cielo desde allí, de noche? Eso para lo mínimo que te inspira es para inventarte una nueva mitología.

Haces bien en no revelar la ubicación. Eso con una barridita y un pañito que se pase, queda de lujo, "llave en mano".

¡Más, porfa!

Nativo dijo...

¿Una mitología? La atalantis pastorilensis... Me dice mi compi Juande que hablamos de finales del XIX ppios del XX. Me gusta.

Michel dijo...

Qué reportaje más chulo. Impresionante hallazgo. ¿lo encontrastes por casualidad?

Nativo dijo...

Acompañé a un amigo a por sílex, hay una beta cerca, y explorando explorando nos encontramos esto. Hece 8-9 años ya y desde entonces no me lo he quitado de la cabeza. por fin he contribuido a documentar un pelín el tema y sigo indagando gracias a la ayuda de un par de amigos (arqueólogo e historiador). A ver qué encuentro.

javier dijo...

enhorabuena!! es un reportaje muy interesante, y te da una idea de lo inteligentes que fuimos en el pasado.
por cierto, si necesitas un camara solo tienes que decirmelo.
enhorabuena una vez mas

Nativo dijo...

¿Javier?... Escand...? Por lo de la camarita

Soy afortunado dijo...

Jaime, como me engancha leerte. Gracias por la sensibilidad y compartirla. Un abrazo.